viernes, febrero 27, 2004

(suena sur le fil)

Hay ciertas cosas que me dicen
que la noche será larga: un ligero antojo de cafe, Sur le Fil,
mis zapatos qué esta noche siento particularmente comodos,
la colilla de cigarro sobre la corcholata de la cerveza pasada.

y de pronto algo me falta, y no hago más que irme.

jueves, febrero 19, 2004

Hoy he visto un comercial de Charmin, donde salen los osos y me he acordado de Enig
Recoger cartón para vender es todo un arte. Uno tiene que saber desarmar cajas al instante y apilarlas y lo que es más difícil: levantarlas todas juntas y aventarlas a la troca’ (o truck y/o pick up, para los extranjeros)

Nosotros los niños nos ganábamos 5 dólares al día y un lonche (de “lunch”, creo que también es modismo de por estos lares) pa’ comer: un bolillo cortado a la mitad con los puros dedos y relleno de algún guisado sin importar la característica del mismo, ahí tiene usted que en mi familia se inventó la torta de spaghetti, la torta de caldo de pollo con arroz y la torta de caldo de pescado. Por ahí también se pusieron de moda los lonches mata perro. Estos lonches mataperro estaban ingredientados (este es modismo mío) con embutidos y se acompañaban con unos chiles curtidos y una coca cola. Eran también llamados lonches de albañil, fácilmente accesibles en cualquier tiendita de la esquina.

La verdad yo solo recogía cartón con la esperanzadora idea de encontrarme algo entre las cajas que sacaba la tienda: unos walkman…algún juguete..o lo que fuera. Cuenta la leyenda (y mi primo el mentiroso) que como la basura era basura gringa, pues tiraban cosas muy buenas. En su repisa, mi primo tenía muñequitos coleccionables, accesorios deportivos, guantes, cachuchas y un montón de cosas que se había encontrado entre las cajas que se recogían.

Durante todo el tiempo yo solo me encontré envolturas de hule espuma, unas guirnaldas navideñas y aproximadamente unas 7 ratas. Una vez me encontré unos pichones de paloma que erroneamente colocamos en una caja, en un descuido los pobres pichones quedaron sepultados bajo 50 kilos de cartón.

Al final del día yo costaba 3 dólares, la troca llena de cartón entraba a la báscula para pesarse, al regresar sin el cartón se pesaba de nuevo para determinar cuantos kilos de cartón tenian que pagarnos, ya aquí yo me hacia el desentendido y le caminaba más delante, de modo que la troca se pesaba solamente con mi tío adentro. Lo cual generaba una ganancia de 3 dolarillos extras.

miércoles, febrero 18, 2004

Esta noche tengo algo que contar, tiene que ser en el odio, cerca...tienen que acercarse, no es nada más que un secreto, nadie se acerca.

viernes, febrero 13, 2004

A partir de hoy este blog tendrá musiquita...

miércoles, febrero 11, 2004

Son las 11:13 pm de la noche, hora en la que normalmente me mantengo cotidiano, haciendo esas cosas que bien podriamos llamarle como normales, es decir, cotidianas, bueno creo que ya estoy hablando en círculo ¿no? si...entonces volvamos al principio, son las 11:15 pm de la noche, hora en la que normalmente te mantienes cotidiana, con tu gente, en tu lugar haciendo no se que cosas, tal vez dormida, tal vez despierta, con alguien o sola, con labios secos y con ganas de tomar agua fresca y limpia y cristalina en un vaso de cristal.

lunes, febrero 02, 2004

Releo lo que acabo de escribir justo arriba y me acuerdo del Diario del Chavo del 8. En fin. Ciao, retiro lo escrito.


Para todos los que desesperadamente solicitan posts o postses en éste, su blog; no se qué decirles, decirless.
y para los que no, que de seguro deben ser la mayoría, pues también lo mismo. Ya mero.

Ya pronto este blog se cubrirá una vez más con mermelada de sabores, bueno y cajeta, ya que hay gente que, o no les gusta la mermelada o no les gusta la cajeta, de hecho a mi no me gusta ninguno de los dos, y la crema de cacahuate solo me gusta en los Reese's y tambien los Kit Kat pero creo que esos no tienen crema de cacahuate, ni cajeta ni mermelada, por lo tanto determino que en su próxima visita habrá Reese's gratis.